martes, 6 de marzo de 2012

Terapia de Arenero

Recientemente fuí invitada por queridísimas colegas, a participar en un curso de Terapia de arenero, mejor conocido como "Sandplay". Desde que inicié mi carrera como psicóloga, me ha llamado mucho la atención, participar en cuanto curso, taller, diplomado o plática, que suene interesante y se encuentre a mi alcance; por lo que accedí de inmediato a participar con ellas, y a adquirir una nueva herramienta de trabajo, para utilizar con mis pequeños.

Todo parecía maravilloso, hasta que se presentó la primera piedra del camino: ponernos de acuerdo en el día para tomar el curso. Es un curso de 8 horas, por lo que era necesario tomarse un día entero, y como ya había mencionada anteriormente, mi locura me ha llevado a estar en mil capacitaciones a la vez, por lo que mi único día libre era el domingo. Mis queridas compañeras accedieron a que lo realizaramos de esa manera y así lo hicimos.

Creo que no fuí a la única a la que le pasaron por la cabeza las ideas pesimistas: "8 horas??? en domingo??? y mi día de descanso??? y si me quedo dormida???, pero somos guerreras y ninguna nos rajamos. Entre la desvelada de la fiesta del día anterior (una también tiene que divertirse) y el peso del cansancio de toda la semana sobre los hombros, creí que no lograría completar la hazaña, sin embargo todo se quedó atrás en cuanto iniciamos el curso.

Como en todo lo que uno emprende, yo estaba llena de expectativas, pero todas ellas se quedaron cortas al experimentar ésta maravillosa técnica terapéutica, en carne propia. Por una parte pude reafirmar el porqué amo tanto mi carrera, y por otro lado  me ayudó a hacer conscientes muchas cosas que por comodidad, he preferido dejar en el cajoncito del inconsciente. Pude darme cuenta también, de la costumbre estúpida que tenemos los adultos, de dejarnos llevar por las cosas "importantes",y creer que el juego es sólo cosa de niños.

Yo tengo la fortuna de estar muy en contacto con mi yo infantil (no crean que es por inmadura eeeh), cuento con la bendición de poder sentarme todos los días en el piso a jugar con muñequitos, de trepar resbaladillas y aventarme de los toboganes, de jugar a las escondidas y a "las trais",  y aunque pueda sonar incoherente, todo esto me mantiene en contacto con la realidad y le da sentido a mi vida adulta.

La técnica de "Sandplay", en general consiste, en recrear escenarios, sueños, o alguna anécdota; con figuras y juguetes en miniatura, colocándolas en una bandeja con arena, de mas o menos 19.5 x 28.5 x 2.75 pulgadas. El chiste es jugar, interactuar con ese pequeño mundo que has representando, y plasmar ahí de manera incosciente, sueños, temores, inquietudes, alegrías, expectativas de vida etc...

Tuve la oportunidad de servir como conejillo de indias, para representar la correcta aplicación de éste modelo terapéutico, y ha sido una experiencia muy enriquecedora. Es un modelo que funciona perfectamente tanto para niños como para adolescentes y adultos, ya que la mejor manera de conocer a alguién, es observándolo mediante el juego, (si, aunque seas un adulto te está permitido jugar)

No dejes de jugar, de divertirte y de estar en contacto con tu yo infantil, tampoco frenes el juego de tus niños, recuerda que es su manera de expresarse y a veces hasta de pedir ayuda en situaciones especiales.

Dejó aqui una liga, en la que podrán leer y conocer mas acerca de la técnica del "Sandplay"

Y he aquí un video en el que podrán observar como se trabaja.




Más abajo podrás encontrar las páginas de dos de los centros a los que puedes acudir, para recibir éste y otro tipo de terapias, para niños, adolescentes y adultos; por lo pronto visitanos en facebook www.facebook.com/expresartemujer y síguenos en Twitter @expresartemujer

Martha G.
@gotesita

Si tienes formación en las áreas de psicología, comunicación humana o afines, puedes acudir a: http://diplomadogestalt.com.mx/ para recibir información acerca de este maravilloso curso.

Si te interesa recibir guía psicopedagógica puedes acudir a alguno de estos centros especializados tanto en niños como en adolescentes y adultos.