martes, 21 de agosto de 2012

Back to school: El primer día de clases


¿Quién puede recordar su primer día de clases? Yo guardo aún algunos recuerdos de ese memorable día, el primer día de clases en el Kinder, lo que para mi significaba ser una niña grande, ya que asistiría a la escuela igual que me mi hermano mayor, por lo que recuerdo que fue un acontecimiento que esperaba con ansias.

Mi hermano y yo estuvimos en la guardería desde muy muy bebesitos, por lo que estábamos acostumbrados a levantarnos temprano y ser depositados en una institución, y no lo digo de manera despectiva, creo que el haber estado en una guardería me ayudo tanto a mi como a mis papás en muchos sentidos. Uno de ellos fue el que pude desarrollar la capacidad de adaptarme fácilmente y de relacionarme socialmente sin problemas.

Ese primer día de clases en el Kinder para mi fue como entrar en la dimensión desconocida, yo imaginaba un lugar alegre lleno de colores y de nuevos amigos para jugar pero ¡oh sorpresa! ese lugar era peor que un funeral, parecía que algo gravísimo había sucedido y yo no me había enterado. Todos los niños lloraban desconsolados, inclusive algunas mamás también lo hacían, maestras corriendo de un lado a otro con sus batitas de cuadritos y caras de angustia intentando consolar cuanto niño cupiera en sus brazos, algunos niños prensados de la reja de entrada, otros cuantos sentaditos en una banca con cara de sufrimiento y no faltaron los que lloraban a grito pelado "¡mamáaaaaaaaaaaaa!"

Yo definitivamente no comprendía porque tanto drama, si se suponía era un día maravilloso. Lo comprendo hasta ahora que me dedico a trabajar con los pequeños y sus angustias. Comprendo la ansiedad que les causa a algunas mamás separarse por primera vez de sus pequeños y entiendo también lo fácil que es transmitirles toda esa angustia a los peques. No soy mamá por lo que no se que tan complicado sea para ellas el desapego, pero si fui niña y comparto la mayor parte de mi tiempo con pequeños y si de algo me he dado cuenta es que les cuesta mas trabajo separarse de mamá a los niños con madres mas aprensivas y apegados a ellos.

Con esto no digo que los suelten a su suerte y los dejen crecer como plantitas, ¡no! lo que pretendo, es bajar la ansiedad de separación de las mamás, para que por ende la angustia de los pequeños disminuya. ¿Qué podemos hacer para ayudar a los peques en este proceso? la filosofía de la educación Montessori, dice que entre mas ayuda brindemos a los niños para hacer las cosas mas retrasamos su proceso de desarrollo y madurez; ustedes como madres resultan ser las guías de los pequeños, quienes lo llevarán a conocer el bien, el mal y los cómos y porqués de las cosas, por lo que debemos ir guiándolos para que ellos mismos vayan tomando su camino y encontrando sus propias respuestas.

En mi experiencia con mamás y pequeños (no es mucha pero es consistente) me he dado cuenta que todas buscan criar adultos felices e independientes, pero no todas tienen muy claro cómo hacerlo, el trabajo de mamá es arduo y complicado, como mi dijera mi propia madre"no nacen con manual" y cómo he escuchado miles de veces "nadie nos enseña a ser padres". Es correcto no existe carrera universitaria de paternidad, y todos TODOS los niños son diferentes, así como también todos los padres son distintos; pero si existen muchas personas que, valga la redundancia, guían a los padres a guiar a sus hijos. 

¿Cómo formar niños independientes? dándoles responsabilidades y dejándolos hacer cosas por ellos mismos, se que el trabajo de mamá "exige" dar la vida por ellos, y "hacer todo por ellos", pero les aseguro que entre mas cosas logren hacer por su cuenta (bañarse, vestirse, lavarse los dientes, recoger su ropa y juguetes etc.) menor será la carga para ustedes. 

Hay toda una carga emocional en esto de la maternidad y del desapego, como mencionaba anteriormente a veces es más difícil para las mamás que para los niños, son incontables las veces que he escuchado "¡míralo! se fué corriendo a jugar y se olvido de mi" o cosas como "¿qué?  ¿no va a llorar? ya no me quiereeeee no me necesitaaaa" pareciera que algunas madres necesitan ver sufrir a sus hijos para sentirse queridas (y necesitadas) o para que ellos demuestren así su amor por ellas.

Formemos niños independientes, felices, sociables, responsables y seguros de si mismos; no hay nada mejor para el autoestima de un niño que su mamá diga "yo se que puedes hacerlo solo, ¡vamos!" si como mamá hacemos todo por ellos, enviamos el mensaje implícito de "tu no puedes hacer nada, por eso necesitas a alguien mas que lo haga por ti". Otorgando responsabilidades y dejándolos crecer les estamos diciendo "confío en ti, tu puedes" y por ende formamos chicos seguros e independientes.

Vayamos a crecer con ellos y disfrutemos al máximo este primer día de clases. Que sea maravilloso para todos.

Compártenos tu experiencia o la de tus pequeños en su primer día de clases con el hashtag #backtoschool @expresartemujer o en https://www.facebook.com/expresartemujer nos encantará saber como vivieron este día tan importante.


¡FELIZ REGRESO A CLASES!
Martha G.
@gotesita