lunes, 1 de septiembre de 2014

PELIGRO! Mamá en casa!

Hola, hola! Otra vez yo, Stef. 
Desde qué empece con esta aventura de la maternidad, había querido compartir  mi experiencia y es que este sin duda, es uno de los trabajos más difíciles que jamás he realizado. 
Hace casi un año que nació mi bebé, durante el periodo de incapacidad que te otorga el gobierno, todo era miel sobre hojuelas y debo decir que los últimos días ya me URGÍA irme a trabajar... Se podría decir que "deje" a mi bebé de dos meses en casa de mi mamá y despreocupadamente me lance a la chamba.
La verdad todo era muy sencillo, ir a trabajar y regresar onda 1:30 PM para quedarme con mi bebe toooooda la tarde. Estuvo perfecto durante algún tiempo y no puedo negar que la situación me agradaba bastante, pero llego el momento en que ya no podía quedarse con la abuela y había que buscar guardería. 
Aún cuando encontré un lugar hermoso en el que yo sentía que mi peque estaría perfecto, no fue así. Esto nada tiene que ver con la guardería pues no tengo ni una sola queja del lugar.
El problema real era yo... Si YO! 
No me gustaba ver a mi bebé sólo unas horas por la tarde sin saber a ciencia cierta lo que había sucedido en la mañana... 
¡Me sentía fatal pues además de enfermaba constantemente! 
Pasaban las semanas y parecía no haber opción. En una ocasión después de casi una semana en casa cuidando a mi baby porque los dos estábamos muuuuy enfermos decidí lo que jamás me había pasado por la cabeza... Renunciar a mi trabajo y quedarme en casa. 
Anuncie mi renuncia los primeros días de junio y espere a terminar el ciclo escolar (soy maestra). Mientras tanto una tía me ayudaba con el bebé pues después de la enfermedad ya no quería que regresara a la guardería. Fueron las semanas más difíciles de tooooda mi vida! Correr a dejar el bebé, ir a trabajar, salir corriendo para ir por él... 
Por fin terminó esa etapa y comenzó algo que aunque me ha costado mucho trabajo he disfrutado al mil! 
Quedarme en casa ha sido una de las decisiones más difíciles de tomar pero también ¡la mejor!.
Pensando en aquellas cosas que podrían opacar mi felicidad como ama de casa y mi estrenada maternidad de tiempo completo quiero compartir con ustedes una pequeña lista de las cosas que me están ayudando en este camino.
1- Levantate temprano. 
Muchas podrían decir que no tiene ningún sentido despertar temprano si tu bebé aún no despierta... La razón es sencilla, ese tiempo en el que tu te levantas antes que tu bebé lo puedes utilizar para llevar a cabo alguna actividad  por tu cuenta como meditar unos minutos, hacer un poco de ejercicio, pintarte las uñas,revisar tus mails, preparar el outfit del día o hasta bobear en las redes sociales. Créeme esos minutos pueden hacer la diferencia entre mantenerte relajada o explotar a la mínima provocación. 

2- Ponte guapa.
Tal vez hoy sólo tengas que ir al súper o tal vez ni siquiera vas a salir pero es muy importante que te arregles. Estar en casa no significa que puedes andar de ropa deportiva todos los días... Ponte guapa! Usa esa blusa hermosa que tienes ahí guardada para una "ocasión especial". Antes me sucedía con frecuencia, guardaba la ropa para ponérmela en fiestas o reuniones y luego me daba cuenta que no la utilizaba porque justo esa prenda no estaba "ad hoc" para el evento en cuestión, así que terminaba guardada hasta que de plano pasaba de moda! Aquí uno de mis looks favoritos!
                                                  

3- Organiza tu semana.
Desde el menú de desayunos/comidas/cenas hasta las salidas al súper, visitas en casa o cafecito a con amigas. Si llevas una agenda te ayudara a ver como será tu semana y de esta forma aliviarás tensión porque si hoy no saliste de casa sabes que mañana irás a la clase de estimulación con tu bebé o a ver una amiga! Además podrás organizar mejor el dinero y así aprovecharlo mejor.

4-¡ Activate! 
Busca actividades que tú y tu bebé puedan realizar juntos como ir al parque, dar paseos en carreola, inscribirte a alguna clase de estimulación temprana o matronatación. Conocerás mujeres que igual que tu se dedican a su casa y bebé, con quienes puedes compartir inquietudes y te entenderán perfecto. 
5- Trabaja.
Ya sé que justo te saliste de la chamba para estar tranquila perooo también debes saber que la independencia económica en estos tiempos es un factor que contribuye a nuestra felicidad, así que puedes trabajar en algo que te permita estar en casa y ganar algo de dinero. Por ejemplo vender ropa o zapatos por catálogo o como yo, productos de NATURA. Realizar algún trabajo por internet, asesorar a compañer@s o amig@s con según tus habilidades para la contaduría o nutrición o lo que sea en lo que seas buena! 

6- ¡Disfrútalo! 
Ser mamá en casa es una ocupación maravillosa pero exige mucho de nosotras mismas. Mucho entusiasmo y mucha determinación.
 Habrá días no tan agradables e incluso podrías llegar a pensar que la decisión de quedarte en casa no fue tan buena como creías pero recuerda que tu bebé es la verdadera razón de este cambio y el punto es disfrutarlo y verlo crecer.
Disfruta al máximo los momentos que compartan pues se pasan volando! 


Espero estos consejitos les sean útiles y nos leemos la próxima semana! 
Stef